top of page

Prácticas Que Puedes Empezar Hoy Para Sanar Tu Tiroides

¿Estás lidiando con un trastorno de la tiroides? El estrés y la dieta juegan un papel clave en la función de la tiroides, por lo que es recomendable hacer cambios en el estilo de vida como parte de tu plan de tratamiento para la curación de la tiroides.


Afectando a unos 20 millones de estadounidenses, la enfermedad de la tiroides es un problema de salud común.

El hipotiroidismo, o una tiroides poco activa, es el más común entre los pacientes, mientras que el hipertiroidismo, o una tiroides hiperactiva, es menos frecuente.


De hecho, los trastornos tiroideos autoinmunes son las enfermedades autoinmunes más comunes. El hipertiroidismo puede estar causado por una enfermedad autoinmune llamada enfermedad de Graves, y la enfermedad de Hashimoto es la causa más frecuente de hipotiroidismo. En el caso de Hashimoto, el cuerpo comienza a producir anticuerpos contra la propia tiroides. El resultado es una tiroides inflamada que no es capaz de hacer su trabajo.


La tiroides es una pequeña glándula situada en la parte delantera del cuello. Forma parte del sistema endocrino y produce las hormonas T3 y T4 que ayudan a regular muchos procesos y órganos del cuerpo. Muchas personas no se dan cuenta de que la tiroides es una de las glándulas maestras de nuestro cuerpo. No sólo controla los niveles de energía y el metabolismo, sino que también ayuda a controlar el estado de ánimo y puede desempeñar un papel en la depresión y la ansiedad. Así que cuando la tiroides no funciona correctamente, puede afectar a todo, desde la temperatura corporal y el metabolismo hasta el estado de ánimo y la digestión.



¿Qué causa los problemas de tiroides?


Los problemas de tiroides pueden ser causados por una variedad de factores, y para muchas personas, hay un componente genético. Pero en el caso de los trastornos tiroideos autoinmunes, siempre hay un "desencadenante" que provoca la aparición. Si este es el caso, la curación de tu tiroides de forma natural es posible.


Los desencadenantes potenciales incluyen las deficiencias de nutrientes, la toxicidad por flúor y metales pesados, una enfermedad o virus importante, el embarazo y el parto, y el estrés.


Este último factor es muy importante, especialmente para el hipotiroidismo. Las glándulas suprarrenales están situadas encima de los riñones y también forman parte del sistema endocrino. Una de sus funciones es ayudar a manejar la respuesta al estrés. Ya sea por agotamiento crónico o por ansiedad constante, un exceso de estrés en las glándulas suprarrenales puede desencadenar el hipotiroidismo.


Además, la mala calidad del sueño, la falta de ejercicio y una dieta inadecuada pueden aumentar la inflamación en el cuerpo, lo que predispone a las enfermedades autoinmunes.



¿Cómo se tratan los problemas de tiroides?


Normalmente, el hipotiroidismo se trata con un medicamento llamado Synthroid, o levotiroxina, que aumenta los niveles de T3 y T4. Entonces, los pacientes son controlados por un endocrinólogo, que busca los niveles de la hormona tiroidea. También se les hace un seguimiento clínico para asegurarse de que los síntomas que estaban experimentando mejoran. El hipertiroidismo también suele tratarse con medicación de forma similar.


Aunque algunos pacientes pueden necesitar medicación, nos basamos en la nutrición y los cambios en el estilo de vida para ayudar a controlar estas afecciones. A través de la dieta y los cambios de estilo de vida, algunos pacientes son capaces de reducir la dosis de su medicación, salir de ella por completo, o mejorar los síntomas de su condición de la tiroides.

A continuación, ocho prácticas de sanación de la tiroides que puedes comenzar hoy.



1. Consigue el yodo adecuado.


Uno de los factores nutricionales que desencadenan el hipotiroidismo es no obtener suficiente yodo. El yodo es importante para maximizar la función de la tiroides, por lo que obtener la cantidad adecuada puede ayudar a darle un impulso. Aunque es menos común en Norteamérica, la deficiencia de yodo sigue siendo frecuente en todo el mundo y se considera la principal causa nutricional del hipotiroidismo. Como el cuerpo no puede producir yodo, es importante elegir alimentos que lo contengan. Recomiendo centrarse en los vegetales marinos como las algas y el kelp, pero el yodo también se encuentra en la sal yodada, el pescado y los huevos.


2. Controla tu estrés.


El estrés crónico puede perjudicar la función de la tiroides. En situaciones de estrés, el cuerpo produce la hormona cortisol. Pero demasiado cortisol puede impactar negativamente en la producción de la hormona tiroidea, dificultando el correcto funcionamiento de la glándula, por lo que trabajar para reducir el estrés puede ayudarte a sanar tu tiroides. Prácticas como la meditación y los ejercicios de respiración profunda pueden hacer una gran diferencia.


3. Come suficiente selenio.


Mantener un nivel suficiente de selenio es importante para prevenir y curar los problemas de tiroides. Los alimentos curativos para la tiroides que contienen este mineral esencial incluyen las nueces de Brasil, las legumbres y los huevos. Aunque se puede tomar un suplemento de selenio, algunos expertos coinciden en que no es necesario. Un estudio en The American Journal of Clinical Nutrition encontró que comer sólo dos nueces de Brasil al día funcionó tan bien para aumentar los niveles de selenio como tomar un suplemento.


4. Consumir alimentos ricos en zinc.


Del mismo modo, una deficiencia de zinc puede ponerte en riesgo de hipotiroidismo, ya que el zinc ayuda a regular el sistema inmunológico y la tiroides. Un ensayo doble ciego controlado con placebo publicado en el Journal of the American College of Nutrition descubrió que los suplementos de zinc y selenio, así como el zinc solo, ayudaban a mejorar la función tiroidea. Pero para la mayoría de las personas, la suplementación no es necesaria. El zinc se puede encontrar en fuentes vegetales como las judías, los frutos secos y los cereales integrales. También, en las ostras, la carne, las aves de corral y las vísceras.


5. Priorizar la salud intestinal.


A medida que aprendemos más sobre la salud del intestino y el microbioma, está quedando claro que el intestino juega un papel en muchos problemas de salud, incluyendo los trastornos de la tiroides. Es importante optimizar la función intestinal a través de cambios en el estilo de vida porque la mayor parte del sistema inmunológico reside en el intestino. Las bacterias intestinales en realidad ayudan en la conversión de T4 en T3, que es uno de los pasos clave que debe ocurrir para aumentar la función tiroidea.


Tú puedes mejorar su salud intestinal en una variedad de maneras, incluyendo la toma de probióticos. También recomiendo evitar los alimentos inflamatorios, como los azúcares refinados, los productos lácteos y el gluten y añadir alimentos de curación intestinal .


6. Empieza a entrenar la fuerza.


El ejercicio, específicamente el entrenamiento de fuerza, ayuda a construir el músculo, que afecta indirectamente a la salud de la tiroides. Adoptar un hábito de ejercicio también puede ayudar a reducir el estrés, y puede ayudarle a mantener un peso saludable. El peso es una preocupación para muchas personas con hipotiroidismo, ya que ralentiza su metabolismo, lo que hace más difícil perder o mantener su peso.


7. Mejora tu rutina de sueño.


No dormir lo suficiente puede añadirse a la carga de estrés de su cuerpo, por lo que dar prioridad a la calidad del sueño es clave para curar su tiroides. Un estudio publicado en los Anales de Medicina Ocupacional y Ambiental incluso encontró que los trabajadores del turno de noche, que suelen tener una peor calidad de sueño, tienen un mayor riesgo de enfermedades de la tiroides que las personas que trabajan en un horario diurno. Hay un montón de maneras en las que puedes dormir mejor, desde el desarrollo de una rutina nocturna hasta la limitación del consumo de cafeína durante el día.


8. Busca suplementos antiinflamatorios.


Cualquier suplemento que pueda ayudar a disminuir la inflamación general del cuerpo puede ser útil. Esto incluye ácidos grasos omega como la curcumina, que es el ingrediente clave de la cúrcuma, la vitamina D y el aceite de pescado. Sin embargo, antes de comenzar a tomar cualquier suplemento para ayudar a tratar un trastorno de la tiroides, es una buena idea consultar con tu médico sobre la dosis y las posibles interacciones con otros medicamentos que estés tomando.



¿Estás listo para tomar las riendas de tu salud?

Con mi programa HORMONE RESET trabajaremos conjuntamente las funciones de tu cuerpo y la comunicación entre las glándulas suprarrenales, la tiroides, el cerebro, los sistemas de desintoxicación, el sistema digestivo y la conexión mente-cuerpo. De esta forma, determinamos el origen de tu desequilibrio y crearemos un plan personalizado para equilibrar tu salud hormonal de forma natural. Programa tu primera cita.


Ya conoces el lema: Más Acción, Menos Blablabla.


Ivette












Fuente:https://www.parsleyhealth.com/blog/thyroid-healing-tips/





2 visualizaciones0 comentarios
bottom of page