Niebla Cerebral. Síntomas y Tratamiento

¿Qué es la niebla cerebral? Este fenómeno tiene diferentes causas. Los síntomas de la niebla cerebral hacen que no te sientas como tú mismo, pueden afectar a tu trabajo y a tus relaciones, y te hacen sentir un poco raro. A continuación te explico cómo tratar la niebla cerebral para siempre.



¿Cómo se siente la niebla cerebral?


La niebla cerebral puede manifestarse de diversas maneras. La mayoría de las veces se siente como si tu cabeza contuviera algodón de azúcar donde antes había un tejido nervioso intelectual denso. Las luces están encendidas, pero no hay nadie en casa.


Es posible que no puedas concentrarte durante mucho tiempo, en tareas de trabajo, conversaciones o incluso en las palabras que estás leyendo ahora mismo. Puede que te cueste decidirte, que las pequeñas decisiones sean un gran problema, que necesites más café para concentrarte, más aperitivos para mantenerte despierto y más alcohol por la noche para aliviar temporalmente la niebla. En los casos más graves, puedes tener dolores de cabeza, problemas de visión o incluso náuseas.



Causas de la niebla cerebral: entender cómo te afecta


¿Qué causa la niebla cerebral? La niebla cerebral puede ser un síntoma de una deficiencia de nutrientes, un trastorno del sueño, un crecimiento excesivo de bacterias debido al consumo excesivo de azúcar, una depresión o incluso una afección de la tiroides. Otras causas comunes de la niebla cerebral son comer demasiado y con demasiada frecuencia, la inactividad, no dormir lo suficiente, el estrés crónico y una mala alimentación. Estas son algunas de las causas más comunes de la niebla cerebral:


-Cambios hormonales y niebla mental

Las transiciones hormonales son habituales a lo largo de la vida, ya sea durante el embarazo, el posparto, la menopausia o simplemente por cambios inesperados en el entorno y el estilo de vida. Y, a menudo, estos periodos hacen que tu cerebro se sienta confuso y desorientado. Un estudio reveló que el 60% de las mujeres tienen dificultades para concentrarse durante la menopausia. En algunos casos, los cambios en el estado de ánimo o en los hábitos de sueño pueden contribuir a la sensación de niebla en la cabeza, pero también puede deberse a la fluctuación de los niveles hormonales mientras el cuerpo trata de restablecer el equilibrio.


-Deterioro del sueño

Una mala higiene del sueño, como un horario irregular de sueño y vigilia, dormir menos de siete u ocho horas por noche o exponerse a la luz azul antes de acostarse, altera el ritmo circadiano natural, es decir, el reloj corporal interno. Esto contribuye a la niebla cerebral de varias maneras. En el caso de la exposición a la luz azul cerca de la hora de acostarse, las longitudes de onda azules disminuyen la hormona melatonina que es esencial para el sueño REM profundo. Tanto el sueño REM como el no REM son necesarios para consolidar y procesar los recuerdos del día. Entre las 10 de la noche y las 2 de la madrugada es cuando el cuerpo y el cerebro se desintoxican más, por lo que permanecer en un estado activo durante este tiempo interrumpe el proceso de desintoxicación natural del cuerpo y puede contribuir a la niebla.

Despertarte prematuramente a una hora que no caiga en el final del ciclo de sueño también puede perjudicar tu función cognitiva y hacer que estés más cansado y nublado durante el día.


-Deficiencias dietéticas y sensibilidades alimentarias

La vitamina B12 contribuye a la formación de glóbulos rojos y al mantenimiento de tu sistema nervioso central. Por eso, una deficiencia de B12 seguramente perjudicará tus niveles de energía y provocará una sensación general de fatiga. Una deficiencia de vitamina D también puede estar detrás de la niebla cerebral, ya que la disminución de los niveles de vitamina D se asocia con el deterioro de la función cognitiva. Una intolerancia alimentaria no identificada también puede contribuir a la sensación de niebla cerebral que estás experimentando. Por ejemplo, la intolerancia al gluten puede provocar una disfunción cognitiva a través de vías inflamatorias. Los análisis de sangre avanzados que analizan tus niveles de nutrientes, así como una dieta de eliminación o pruebas de alergia o sensibilidad a los alimentos, pueden determinar si alguno de estos factores podría estar contribuyendo a tu niebla cerebral.


-Estrés

Aunque el estrés puede parecer un término común y relativamente inofensivo, el estrés crónico puede causar estragos en tu cuerpo. Cuando tu cuerpo percibe una situación estresante, activa el sistema nervioso simpático (SNS), o la respuesta de lucha o huida. Esta respuesta desencadena la liberación de epinefrina, también conocida como adrenalina, y norepinefrina, y en última instancia desvía la energía de las funciones típicas de tu cuerpo hacia el factor estresante. Esto puede dificultar la claridad de pensamiento, dificultar la concentración y agotar el cerebro. Aprender a reducir el estrés a lo largo del tiempo mediante intervenciones como la meditación, el ejercicio o los cambios en la dieta, puede ayudar cuando tu cerebro se siente nublado.


-Medicamentos

Se sabe que algunos medicamentos, tanto de venta con receta como de venta libre, causan niebla cerebral como efecto secundario. Aunque la sensación de nubosidad en la cabeza mientras se toma la medicación puede parecer normal y esperable, no lo es. Creo en las intervenciones de estilo de vida que resuelven los problemas subyacentes antes de recurrir a la medicación. Pero si la medicación es necesaria, tu médico puede ayudarte a determinar si tu medicación está comprometiendo tu salud cerebral y trabajar contigo para encontrar el remedio adecuado, ya sea cambiando la medicación o reduciendo la dosis.


-Depresión y ansiedad

Se ha demostrado que la depresión y la ansiedad perjudican la función cognitiva, afectando a la función ejecutiva, la atención y la memoria. Las investigaciones sugieren que esto podría estar relacionado con la pérdida de energía y motivación asociada a las condiciones de salud mental, o con los efectos fisiológicos en el cerebro que dificultan su correcto funcionamiento. Si tienes problemas de depresión o ansiedad, habla con tu médico sobre las opciones de tratamiento.


-Trastornos de la tiroides

Si te siente cansado todo el tiempo, te falta concentración y claridad mental, o sufres cambios de humor, un trastorno de la tiroides puede ser la causa de tus síntomas. Esta glándula con forma de mariposa, situada en la parte delantera del cuello, es la responsable de producir y liberar las hormonas que controlan todo, desde el metabolismo y el ritmo cardíaco hasta la respiración y los ciclos menstruales, y con frecuencia están relacionadas con la niebla cerebral. Esto es especialmente cierto en el caso de la tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad inmunitaria autoinmune en la que el sistema inmunitario ataca la tiroides, impidiéndole producir suficientes hormonas tiroideas y creando un estado inflamatorio. Pero ya sea que tu glándula tiroides esté produciendo demasiada hormona tiroidea (hipertiroidismo) o muy poca (hipotiroidismo), esto podría estar causando su niebla cerebral. Otros síntomas de un trastorno tiroideo pueden ser la pérdida o el aumento de peso, la fatiga, la debilidad muscular y los problemas digestivos.


Si crees que puede haber un problema de tiroides, habla con tu médico sobre una prueba de tiroides. Muchos médicos se fijan en los niveles de TSH, pero en realidad hay otros marcadores de la tiroides que pueden dar una mejor imagen de lo que está pasando, (comprobar T4 libre, T4 total, T3 libre, T3 inversa, anticuerpos anti-TPO, y antitiroglobulina) para evaluar tu salud de la tiroides.


-Exposición a metales pesados

Los metales pesados están en todas partes en nuestra vida diaria: en los alimentos, en los productos de belleza e incluso en los empastes dentales. Las fuentes más comunes de exposición a metales pesados son el arsénico, el mercurio, el aluminio, el plomo, el talio y el cesio. Y aunque cantidades limitadas de estos metales no causan necesariamente toxicidad, la acumulación de metales pesados resultante de la exposición crónica a lo largo del tiempo puede causar disfunción inmunológica, desequilibrio hormonal, fatiga, niebla cerebral y presión arterial alta. Analizar los niveles de metales pesados en la sangre es una buena manera de asegurarte de que tu cuerpo está libre de toxinas, y la incorporación regular de prácticas de desintoxicación como la actividad física que eleva el ritmo cardíaco o sesiones semanales de sauna es un gran comienzo para mantener tus niveles bajo control y reducir cualquier síntoma.



Tratamiento de la niebla cerebral: Cómo deshacerse de la niebla cerebral


Como parte del tratamiento de la niebla cerebral, tu médico trabajará contigo para conocer tu historial de salud completo y tus síntomas, y luego pedirá los análisis de laboratorio apropiados para comprobar cosas como la función tiroidea y los niveles de metales pesados. Con esta información, tu médico puede elaborar un plan de salud personalizado para tratar tu niebla cerebral y cualquier otro síntoma que puedas estar experimentando. Estas son algunas recomendaciones que pueden ayudarte a deshacerte de la niebla cerebral:



1. Dale un descanso a tu sistema digestivo.

El ayuno intermitente está de moda en el mundo de la nutrición y la pérdida de peso. Pero no sólo es beneficioso para perder kilos, la restricción de calorías y los períodos más largos entre comidas también pueden promover la salud neurológica y disminuir las enfermedades neurodegenerativas. Para tratar tu niebla cerebral y recuperar algo de claridad mental, empieza por intentar ampliar el tiempo entre la última comida del día y la primera del día siguiente. Intenta hacerlo durante 12 horas. Esto promueve un proceso llamado cetogénesis, que puede estimular la regeneración del cerebro. Pero la cetogénesis puede ser complicada y debe practicarse bajo la guía de alguien que sepa lo que está haciendo.



2. Muévete.

Los trastornos neurodegenerativos como la demencia de Alzheimer e incluso la disfunción cognitiva leve son más frecuentes en las poblaciones sedentarias. El aumento de los niveles de actividad está claramente asociado a una mayor agudeza mental, una mejor memoria y un estado de ánimo elevado. El ejercicio provoca la liberación de mensajeros químicos útiles llamados citoquinas, así como de sustancias químicas responsables de la euforia llamadas endorfinas. Estas sustancias químicas bañan y rejuvenecen el cerebro. Intenta realizar algún tipo de movimiento agradable todos los días. Camina, corre o baila. Cualquier cosa que eleve tu estado de ánimo.



3. Duerme bien.

El clásico error que comete la gente con su cerebro, ya sea en el trabajo, en la escuela o en cualquier fecha límite de un proyecto, es que intentan maximizar su tiempo quedándose despiertos hasta tarde y/o levantándose temprano. Esto suele ser contraproducente porque las capacidades cognitivas disminuyen con la privación de sueño. Duerme al menos siete horas por noche, preferiblemente ocho o incluso nueve cuando sea posible. La calidad de tu trabajo aumentará mientras que el tiempo que te lleva producir ese trabajo de calidad disminuirá.



4. Equilibra los entrenamientos activos.

Muchos tipos de ejercicio estimulan el sistema nervioso simpático, responsable de las respuestas de "lucha o huida". Desgraciadamente, tu cuerpo no sabe la diferencia entre correr en una cinta o huir del peligro: ambos se parecen al estrés. El estrés se manifiesta como niebla cerebral. Para reducir el estrés, necesitas flexibilizar tu sistema nervioso parasimpático, que se activa durante el descanso y la relajación y ayuda a calmar tu cuerpo y tu mente. Puedes hacerlo incorporando más meditación y yoga a tu rutina.



5. Alimenta tu cerebro.

Tu cerebro se compone de muchas grasas y proteínas. ¿Tiene sentido que nuestras dietas sean bajas en estos dos grupos de alimentos? No tanto. Las cosas procesadas y azucaradas no son el alimento favorito de tu cerebro. Limítate a una dieta paleo basada en plantas (sobre todo verduras, suficientes proteínas y siempre algunas grasas buenas). Toma muchos ácidos grasos omega-3 (por su poder antiinflamatorio), muchos antioxidantes y coenzima Q10 (esencial para la energía), y potencia la producción natural de energía de tu cuerpo y la regeneración con vitaminas y minerales esenciales.




¿Estás preparado para tomar las riendas de tu salud? Con mi programa De Vuelta a Las Raíces trabajaremos juntos para controlar condiciones como la inflamación, la fatiga, el desequilibrio hormonal y más. Te asesoraré y guiaré paso a paso para ayudarte a alcanzar tus objetivos de una manera saludable y sostenible basada en tus necesidades individuales. Agenda tu primera cita.



Ya conoces el lema: Más Acción, Menos Blablabla.


Ivette












Fuente:https://www.parsleyhealth.com/blog/beat-brain-fog/





0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo