La Dura Verdad Sobre los Aceites Refinados

El tema de las grasas y aceites alimentarios es uno de los más controvertidos y desconcertantes en el campo de la nutrición. Parece que todos los expertos tienen una opinión diferente sobre la cantidad de grasa que deberíamos consumir, el impacto de las grasas en nuestra salud y qué alimentos son la fuente más saludable de grasas. Sin embargo, aunque todo el mundo tiene diferentes necesidades nutricionales (y opiniones) en lo que respecta al consumo de grasas, todos podemos beneficiarnos enormemente si seguimos una regla muy sencilla: evitar los aceites refinados.


¿Qué son los Aceites Refinados?


Los aceites refinados son aceites vegetales, de frutos secos o de semillas que han sido altamente procesados para hacerlos más estables. Sí, todos los aceites preelaborados se procesan en cierta medida mediante diferentes métodos de extracción. Sin embargo, los aceites refinados se extraen utilizando altas temperaturas y/o disolventes químicos tóxicos y pueden pasar por un proceso de desodorización y blanqueo. Este tipo de procesamiento desnaturaliza los aceites, creando sustancias grasas trans. También elimina sus vitaminas, minerales y antioxidantes naturales, haciendo que estos aceites se vuelvan rancios muy rápidamente. Esto crea sustancias de radicales libres y los contamina con restos tóxicos.


Estos aceites inflamatorios son una de las principales razones de todo el dolor, la inflamación y los problemas cerebrales que tenemos hoy en día. Tristemente, están afectando tanto a los niños como a los adultos. ¿Cómo nos afecta esto a la salud? De varias maneras. Cuando consumimos aceite refinado y rancio, se produce la liberación de radicales libres que crean inflamación y dañan la integridad de nuestras células, mientras que las sustancias grasas trans causan estragos en nuestra salud cardiovascular. Es importante entender esto, ya que casi todas las enfermedades crónicas, desde las enfermedades del corazón y el cáncer hasta la enfermedad de Parkinson y la demencia, tienen su origen en la inflamación crónica. Además, los productos químicos que quedan del proceso de desodorización y blanqueo suponen una carga adicional para nuestro hígado y otros órganos de desintoxicación. Estos aceites también tienen un alto contenido de ácidos grasos omega-6 proinflamatorios, lo que crea otra cascada de problemas de salud.


Los Peligros de los Ácidos Grasos Omega-6


Por naturaleza, las plantas, los frutos secos y las semillas más utilizadas por sus aceites tienen un alto contenido natural de ácidos grasos omega-6. Pero espera, ¿no son los ácidos grasos algo bueno? Sí, lo son, pero sólo cuando se consumen en la proporción adecuada de ácidos grasos omega-3 (que se encuentran en las nueces, las semillas de lino, las semillas de chía, etc.) con respecto a los ácidos grasos omega 6; que es de 2:1 (2 omega 6 por 1 omega 3). Desafortunadamente, debido a nuestra dieta americana estándar rica en grasas, la mayoría de las personas consumen una proporción diaria de alrededor de 15:1, lo que se ha demostrado que interrumpe las funciones biológicas críticas, como la expresión de los genes y el desarrollo del cerebro, al tiempo que crea o agrava una serie de posibles problemas de salud, incluyendo:


  • Enfermedades cardiovasculares

  • Enfermedades autoinmunes

  • Enfermedades neurodegenerativas

  • Cánceres

  • Diabetes

  • Artritis

  • Y otras enfermedades crónicas alimentadas por la inflamación


Aceites Refinados Comunes Que Hay Que Tirar (Y Dónde se Esconden)


Los aceites refinados son furtivos porque se esconden en lugares obvios, como ese gran galón de aceite de cocina Crisco, y en lugares no tan obvios, como tu tienda local de alimentos naturales. Además, muchos de estos aceites siguen siendo considerados "saludables" por entidades como la Asociación Americana del Corazón, a pesar de que tienen un alto contenido en ácidos grasos omega-6 proinflamatorios. Espero que las nuevas investigaciones empiecen a cambiar la opinión de algunos expertos en la materia, pero hasta entonces tendrás que protegerte examinando las etiquetas de los alimentos (aunque lleven la etiqueta de "orgánico", "totalmente natural", "no transgénico" o "saludable para el corazón").


Los aceites refinados que hay que evitar/evitar son:

  • Aceite de canola

  • Aceite de maíz

  • Aceite de algodón

  • Aceite de uva

  • Aceite de cártamo

  • Aceite de soja

  • Aceite de girasol


Aunque no tiene un alto contenido en omega-6, también recomiendo evitar el aceite de palma, debido a las preocupaciones que suscita la deforestación, el bienestar de los animales y el cambio climático. La mayoría de los aceites vegetales del mercado son una mezcla de los mencionados anteriormente.


Sustituye los Aceites Refinados por Grasas Más Saludables


Aceite de Oliva

Recomiendo el uso de aceite de oliva virgen extra prensado en frío de alta calidad para las ensaladas y para cocinar a baja temperatura. También me encanta el aceite de nuez prensado en frío para aderezar las ensaladas.


Aceite de Coco

Recomiendo el uso de aceite de coco virgen orgánico para cocinar a baja o media temperatura.


Ghee

Recomiendo el uso de ghee orgánico, que es adecuado para la mayoría de las personas que evitan los productos lácteos, ya que prácticamente no contiene lactosa ni caseína. El ghee también tiene un punto de humo más alto en comparación con la mantequilla, por lo que no se quema tan rápidamente. Esto es perfecto para saltear o freír alimentos. La mantequilla puede humear y quemarse a los 177°C, pero el ghee puede soportar el calor hasta los 252°C.


Mantequilla

Recomiendo usar mantequilla vegana orgánica para hornear y cocinar.


Aceite de Perilla

Es un aceite antiinflamatorio utilizado en la cocina coreana y medicinal con un punto de humo de unos 370°F. Cómpralo en vidrio.


Aceite de Aguacate

Me encanta el aceite de aguacate para cocinar a altas temperaturas, para las ensaladas y para casi todo lo demás. Aunque prefiero el orgánico, encontrar aceite de aguacate No-GMO está bien también ya que los aguacates están en la lista Clean 15 de EWG.


Semillas de Cáñamo/Aceite de Cáñamo

Para los bocadillos y las ensaladas, me encantan las semillas de cáñamo de alta calidad y el aceite de cáñamo. También me encantan las semillas de lino y el aceite de linaza fresco para las ensaladas.


Cómo Almacenar Tus Aceites


Para garantizar que los aceites se mantengan frescos y libres de radicales, recomiendo comprarlos en botellas pequeñas y oscuras y guardarlos en el frigorífico. En el caso de los aceites que se solidifican cuando se enfrían, como el aceite de oliva, puedes dejar una pequeña cantidad en la encimera para facilitar su uso. La excepción es el aceite de coco, que es naturalmente estable/antifúngico/antibacteriano, etc. y no se enrancia rápidamente.


¿Puedo Seguir Comiendo Frutos Secos y Semillas?


Sí. Los alimentos integrales siempre deben formar parte de una dieta saludable, y muchos estudios han demostrado que es perfectamente seguro y beneficioso disfrutar de cantidades moderadas de frutos secos y semillas en su forma integral. Sí, seguirás obteniendo algunos ácidos grasos omega-6, pero no en cantidades peligrosas como lo harías al consumir su aceite puro. Los expertos suelen recomendar un puñado de frutos secos o semillas al día. Y si compras a granel, asegúrate de guardarlos en el frigorífico o el congelador para que se mantengan frescos.


Qué Hacer Cuando Se Come Fuera


Puedes apostar a que la comida de los restaurantes se cocina con aceites refinados. Así que habla con franqueza. Llama con antelación y pregunta qué aceites utilizan para cocinar los alimentos. Se específico y asegúrate de que no utilizan mezclas si dicen que usan aceite de oliva, etc. Es absolutamente crucial que defendamos nuestra salud y hagamos peticiones a los restaurantes que tanto nos gustan. Cuanto más pidamos que se utilicen aceites saludables, más probable será que se realicen estos cambios.


Si te encuentras en una situación en la que es imposible evitar un restaurante que utilice aceites refinados, es una buena idea evitar los alimentos fritos y los aderezos para ensaladas. También puedes proteger tus células tomando un poco más de vitamina E (un antioxidante natural que se desprende de la mayoría de los aceites) y omega-3 (como un suplemento de AGE) cuando comas fuera o viajes.


Hay mucho que pensar en lo que respecta a la alimentación y la nutrición, pero trabajar para evitar los aceites refinados es una de las cosas más beneficiosas que puedes hacer por tu salud. Y mi esperanza es que si seguimos exigiendo a los restaurantes y a los fabricantes de alimentos que cumplan con mejores normas, podré ver un cambio duradero en la industria.





¡Prepárate para desintoxicar tu cocina!

Con mi programa "Kitchen Detox" te guiaré a hacer cambios simples en tu cocina y hogar que te permitirá eliminar las toxinas innecesarias y los compuestos dañinos que deterioran y afectan tu salud y la de tu familia. Agenda tu primera cita.





Ya conoces el lema: Más Acción, Menos blablabla.


Ivette











Fuente:https://branchbasics.com/blogs/food/how-to-navigate-cooking-oils-at-home-in-restaurants




0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo