top of page

Alimentos Plant-Based Y La Crisis Climática

No es ningún secreto que estamos viviendo un periodo de cambio climático catastrófico y sin precedentes. Y cada día se hacen más evidentes los graves problemas derivados de la crisis.


La crisis climática afecta a casi todos los aspectos de nuestra vida. Uno de los más importantes es la comida que comemos: lo que cultivamos y cómo se produce puede crear más emisiones de gases de efecto invernadero, que a su vez aceleran el cambio climático y empeoran aún más la situación.



Cómo se relacionan la agricultura y el cambio climático


Nuestras elecciones alimentarias afectan al clima de muchas maneras. La cantidad y el tipo de proteínas que consumimos pueden tener un impacto significativo en el clima.


La agricultura estadounidense provoca al menos el 10% de todas las emisiones anuales de gases de efecto invernadero del país, como el metano, el dióxido de carbono y el óxido nitroso, que atrapan el calor en la atmósfera, provocando y agravando el cambio climático.


Si añadimos las emisiones derivadas de la producción de fertilizantes, más la limpieza y el arado de la tierra para cultivar, la parte neta de las emisiones de la agricultura es incluso superior al 10% y va en aumento.


Las frutas y verduras no son las culpables de las emisiones relacionadas con los cultivos. Son los cultivos destinados a la alimentación animal, como el maíz, y los propios animales.



La proteína que comemos


Por eso, las emisiones que empeoran la emergencia climática pueden rastrearse directamente en los tipos de proteína que comemos, especialmente la carne de vacuno y los productos lácteos, y en qué cantidad. Cuanto mayor es la demanda de esta proteína, más tierra se despeja para cultivar maíz para alimentar a los animales, y más carbono se libera del suelo a la atmósfera en forma de dióxido de carbono.


La fertilización de esos cultivos con abonos químicos produce óxido nitroso, un gas de efecto invernadero 300 veces más potente que el dióxido de carbono. Los animales se alimentan de las cosechas y eructan y producen estiércol, que genera otro gas de efecto invernadero, el metano.


Se prevé que la demanda de proteínas, incluida la carne de vacuno y los productos lácteos, crezca. Debido a esta creciente demanda, las emisiones de los animales y la producción de sus alimentos podrían representar fácilmente un tercio de las emisiones de EE.UU. en 2050.


Y más emisiones conducen a más cambio climático.



El efecto sobre tu salud


Tu salud, y no sólo el clima, también está en juego.


La contaminación de las explotaciones agrícolas, que contiene desechos animales, patógenos y exceso de nutrientes, puede llegar a los suministros de agua potable, e incluso contaminar el agua de las grandes ciudades alejadas de la agricultura.


Los altos niveles de nitrato en el agua potable procedentes de la descarga de fertilizantes y estiércol se han relacionado con el cáncer y el "síndrome del bebé azul", -una enfermedad rara pero grave que bloquea la capacidad de la sangre para transportar oxígeno. Esta descarga también provoca floraciones de algas tóxicas y la producción de carne genera altos niveles de contaminación atmosférica mortal. El uso excesivo de antibióticos para proteger a los animales criados en condiciones de hacinamiento hace que las bacterias sean más resistentes.



¿Qué hay que hacer?


Limitar el impacto de la agricultura como fuente de emisiones nocivas puede ayudar. Una innovación potencialmente beneficiosa es una mejor gestión de los fertilizantes y los alimentos para animales.


Estos cambios podrían alterar la cantidad y el momento de uso de los fertilizantes químicos, asegurando que una mayor parte sea utilizada por los cultivos en lugar de correr por los campos y contaminar los cursos de agua. O los cambios podrían modificar la forma de alimentar a los animales y de tratar su estiércol para reducir las emisiones de metano.


Tú también tienes un papel. Empieza por buscar alternativas a los tipos de proteína más perjudiciales, o simplemente come menos. Cambia de tipo de proteína una o dos veces por semana, como las alubias o las lentejas, que producen menos emisiones en general.


Por kilo, la carne de vacuno emite más de ocho veces más emisiones de carbono que el pescado, casi 32 veces más que el tofu y 231 veces más que los frutos secos. Además, cada vez hay más proteínas vegetales de sabor y textura similares a las de origen animal.


De hecho, si un número suficiente de consumidores consume menos carne y productos lácteos, podríamos alcanzar nuestros objetivos climáticos. También puede ayudar a los consumidores a ahorrar dinero.


Comer menos proteínas también es una opción, ya que los estudios han demostrado que los estadounidenses consumen muchas más de las necesarias para una dieta saludable.


Pero mi mejor apuesta es una combinación de soluciones: reducir nuestro consumo de proteínas animales, repensar cómo criamos a los animales de granja, cambiar cómo cultivamos los alimentos de estos animales, reducir el desperdicio de alimentos y utilizar menos fertilizantes. No hay una fórmula mágica: hacer muchas cosas diferentes es nuestro único camino para abordar el papel de la agricultura en la crisis climática.




¿Quieres ser vegano y no sabes cómo empezar? Con mi programa "From Meat To Plants" puedo apoyarte en el desarrollo de un plan integral a largo plazo que funcione para ti, basado en tus necesidades individuales. En cada sesión de coaching sobre nutrición vegana, adquirirás conocimientos prácticos para asegurarte de que tus hábitos alimenticios apoyan los objetivos a los que aspiras. Agenda tu primera cita.




Ya conoces el lema: Más Acción, Menos Blablabla.


Ivette












Fuente:https://www.ewg.org/news-insights/news/2022/03/why-ewg-talking-about-plant-based-foods-and-climate-crisis


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page