8 Maneras De Practicar Más Mindfulness

El Mindfulness es la práctica de estar presente en el momento sin juzgarlo. El Mindfulness puede ayudarte a controlar el estrés y la ansiedad, y a establecer conexiones más profundas contigo mismo y con los demás. Suena muy bien, ¿verdad?


El reto, por supuesto, es que estamos acostumbrados a caminar por la vida distraídos, corriendo de una cosa y un pensamiento a otro. Con el aumento del uso de los dispositivos personales y de las redes sociales, nuestra versión de la presencia es un desplazamiento constante. Mantener una conversación sin distraerse es la excepción, no la regla. No estamos realmente en el momento cuando nos dedicamos a múltiples actividades a la vez.


Por eso el mindfulness es una práctica. Estar presente requiere práctica. Para empezar a cultivar más la atención plena, incorpora cualquiera de estos sencillos actos a tu día. Toma los que te parezcan más adecuados y crea tu propio conjunto de herramientas a partir de ellos.



Despejar

No hay nada que te aleje más del momento presente que el desorden. Dedica 30 minutos al día a ordenar, empezando por un pequeño espacio como la mesita de noche. Si necesitas más tiempo para una zona, utilízalo también al día siguiente o pasa a otra zona. Te sentirás instantáneamente más tranquilo y menos distraído.


Respiración consciente

Lo primero que debes hacer al levantarte, antes de coger el teléfono, es respirar profundamente tres veces. Intenta inhalar por la nariz lo más lentamente posible y hacer coincidir la exhalación por la boca lo más lentamente posible. Repite tres rondas completas.


Meditación

Si eres nuevo en la meditación, empieza por sentarte durante tres minutos con los ojos cerrados. Pon un temporizador en tu teléfono o prueba una meditación guiada. Con la práctica, el tiempo volará.


Diario de gratitud

No hay mejor manera de conectar contigo mismo y con los demás que un diario de agradecimiento. Empieza por algo pequeño, anotando una cosa por la que estés agradecido cada día. Luego hazlo con dos, y después con tres. El objetivo es crear un espacio para tu gratitud y cultivar un corazón agradecido.


Bebe una taza de té caliente

Cuando el tiempo es más frío, nada calienta más el alma que una taza de té caliente. Tomarse un tiempo para prepararlo y beberlo lentamente es un acto nutritivo de atención y cuidado personal.


Caminata de meditación

Dar un paseo por la naturaleza o por la ciudad es una forma estupenda de despejar la mente y conectar con el entorno. Para hacerlo con atención, observa el entorno, los sonidos y los olores, y las personas y los animales que ves. Los paseos conscientes no tienen por qué ser largos; 15 minutos es todo lo que necesitas para entrar al momento.


Visualización

Si quieres ser una persona más consciente, visualízalo. Sólo necesitas 5 minutos para sentarte con los ojos cerrados e imaginar cómo es tu vida siendo más consciente. Puedes imaginarte realizando las otras siete herramientas de esta lista.


Ejercicio

Mover el cuerpo es una forma excelente de practicar el mindfulness. Cuando realices una actividad física, experimentarás más beneficios mentales y menos lesiones si estás presente. Notar cómo se mueve el cuerpo y cómo se siente durante y después del entrenamiento te mantiene en el momento presente.





Ya conoces el lema: Más Acción, Menos blablabla.


Ivette












Fuente: https://www.wellset.co/blog/mindfulness-practices

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo